El poder de la llama

El poder de la
llama

 

Érase una vez una barra de hierro de una fuerza
infinita. Todos, el hacha, el martillo y la llama intentaron romperla en dos.
Yo lo conseguiré dijo el hacha. Golpeó con su filo la barra una y otra vez pero
lo único que consiguió fue perder su afilada punta.
Déjame a mí dijo la sierra, que se ensañó con el hierro hasta que exhausta y
sin dientes, se dio por vencida.
Sabía que no lo conseguirías. Yo te enseñaré como hacerlo dijo el martillo a la
sierra. Pero el primer golpe perdió la cabeza, sin abollar un poquito la barra
de hierro.
¿Lo intento yo ahora? preguntó tímidamente la pequeña llama.
Olvídalo le respondieron todos, nunca lo conseguirás ¿Que puedes hacer tu
insignificante lumbre?
A continuación, la pequeña llama se acercó hasta la barra de hierro, la abrazó
y no la soltó hasta derretirla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola ¿puedo ayudarte?
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: