La respiración

Respiración de fuego
Es un poderoso ejercicio con el que casi siempre se consigue aumentar la energia. 3 minutos harán que tu energia física y mental aumenten.
Lo que hace es emplear respiraciones abdominales rápidas por la nariz, estimulando con ello la liberación por parte de los nervios esplácnicos de la cavidad abdominal, de adrenalina y noradrenalina.
En ocasiones, mientras se practica aparecen en la frente unas cuantas gotas de sudor. Los yoguis piensan que esto se debe a la generación del calor psíquico o tapa.
Para hacer esta respiración, respira rápidamente por la nariz: más de una inspiración por segundo, sin pausa entre inspiración y espiración.
Debes inspirar bajando tu diafragma, no elevándolo. Respira desde el diafragma y manten relajado el tórax. Concentra la energía mental en la zona del ombligo.
Estudios clínicos han puesto de manifiesto que durante la respiración de fuego, mientras el nivel de dióxido de carbono en la sangre continua normal, aumenta el de oxígeno. Otros estudios indican que esta respiración induce ritmos alfa en el cerebro. Tal vez por eso logre generar tranquilidad al mismo tiempo que aumenta la capacidad de atención, el estado de mantenerse alerta.
Los yoguis al igual que algunos investigadores occidentales, creen que la Respiración de Fuego también aumenta el suministro de oxígeno al cerebro, lo que mejora el metabolismo neuronal. Las neuronas se limpian y rejuvenecen.

Respiración larga, lenta y profunda
Cuando
estás estresado, tu respiración se vuelve rápida, superficial e
irregular. Para corregirla, simplemente inspira por la nariz y trata de
llenar la base de los pulmones. Primero deja que se eleve el abdomen y
luego has de subir el aire hasta la parte media de los pulmones,
finalmente, retenlo un instante en la parte superior y acto seguido,
espira lentamente por la nariz, expulsando el aire en orden inverso a
como lo inspirastes. Concéntrate en la respiración mientras haces este
ejercicio. Si notas que tu mente divaga, regresa a la respiración.
Además
de aliviar y prevenir el estrés, esta técnica es importante para
alcanzar longevidad cerebral, ya que contribuye a aumentar la capacidad
de los pulmones. Con cada respiración aportará más oxígeno a todas las
células del cuerpo y también a las del cerebro.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Hola ¿puedo ayudarte?
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: