Namasté

Namasté o Namaskar  [nāmāsāteā] en hindú y sánscrito; De la unión
de sandhi entre nama y te es una expresión de saludo de Asia
del sur originado en India, que se usa como cuando podríamos usar hola y adiós
en nuestro idioma. Pero el significado es bastante diferente, sin embargo.

En
sánscrito, na refleja una simple
negación Maā señala al ego,
refiriéndose al "yo" o al "mi". De esta manera nama significa "inclinación,
homenaje, saludo reverencial, adoración a la verdad interna del otro",
pero no refiriéndose a su ego. Te
es el dativo del pronombre personal tvam,
"usted". Una traducción literal de namaste es, de este modo, "un
saludo reverencial a su interno".

El
significado del saludo Namasté, sería bastante similar al otro saludo utilizado
ampliamente en la tradición tántrica y yóguica: Om Namah Sivaya. El significado de Om Namah Sivaya sería algo así
como: "me postro ante la Presencia de Dios en ti y en mi".

Normalmente se acompaña por una inclinación ligera
hecha con las palmas abiertas juntas, delante del pecho.

En un contexto religioso esta palabra puede tomarse
para significar cualquiera de los siguientes casos:

  • El
    Espíritu en mí se encuentra identificado con el espíritu presente en ti.

  • Yo
    saludo ese lugar dónde tu y yo somos uno.

  • Me inclino
    ante lo divino que hay en ti.

  • Yo
    reconozco que dentro de cada uno de nosotros hay un lugar dónde la
    Divinidad mora, y cuando nosotros estamos en ese lugar, nosotros somos
    Uno.

  • Mi
    energía más alta saluda tu energía más alta.

  • El
    Dios en mí ve y honra el dios en ti.

  • Pueda
    el Dios dentro de ti, bendecirte.

En otros términos, este saludo reconoce la igualdad
de todos, y rinde honor a la santidad e interconexión de todos, así como a la
fuente de esa unión.

Orígenes

"Namaste" a veces se usa en el contexto de
las prácticas de yoga como un saludo de encuentro o despedida, generalmente
tomado como una expresión de buenos deseos. Es a veces mal interpretado como un
saludo exclusivamente para el yoga, pero tiene un uso más amplio, en Asia del
Sur particularmente para referirse a los superiores. Es más, se usa a lo largo
de Asia, sobre todo en el contexto del budismo o las culturas budistas.

Namaste es una palabra hindú, y tiene uso extendido
en India del Norte dónde el hindú y sus dialectos son los lenguajes hablados.
Gassho es el término usado en los contextos japoneses para este gesto de las
manos, y con una inclinación reverencial más amplia.

 El gesto y su simbolismo

El gesto usado para reverenciar en Namaste o en
Gassho es llevando las palmas abiertas juntas: normalmente al pecho, o un poco
más arriba como debajo de la barbilla, debajo de la nariz, o sobre la cabeza.
Este gesto es un mudra; una posición simbólica de las manos muy difundida en
las religiones orientales. Una mano representa la naturaleza más alta,
espiritual, mientras la otra representa el ego mundano. La persona que hace el
gesto de unir las dos manos está intentando eliminar sus diferencias con otros,
y se conecta con la persona a la que reverencia. La inclinación es una
inclinación simbólica de amor y respeto.

 Connotación esotérica de la postura de las
manos juntas

Particularmente en el hinduismo, cuando uno rinde
culto o una inclinación reverencial, el simbolismo de las dos palmas tocándose
es de gran importancia. Es unir dos extremidades: los pies de la Divinidad con
la cabeza del devoto. La palma derecha denota los pies del Divino y la palma
izquierda denota la cabeza del devoto. Los pies Divinos constituyen el último
consuelo por todos los dolores. También podríamos considerar el importante
simbolismo de unir los dos lados del cuerpo, hemisferio cerebral izquierdo –
lado derecho del cuerpo, hemisferio cerebral derecho – lado izquierdo del
cuerpo, lo masculino y lo femenino, Yang/Yin. [cada hemisferio cerebral
controla la parte opuesta del cuerpo humano].

 Anotaciones

En la novela The Journey of The Fool de Fady
Bahig, Sri Bakashananda, un gurú ficticio, habla sobre esta palabra diciendo
que "significa que yo saludo a la luz de Dios que está en ti. De hecho,
significa que la luz de Dios en mí saluda la luz de Dios en ti. Pero tu sabes,
que no hay ninguna diferencia, en la luz de Dios que está en mí que es igual a
la luz de Dios que está en ti. Y ya que los saludos sólo se realizan entre dos
entidades separadas, es bueno para nosotros no hablar en absoluto de saludos.
Sino decir que la luz de Dios en nosotros celebra su presencia eternamente en
nuestros corazones."

Según Dōgen Zenji, "con tal que haya una
verdadera reverencia, el sendero del Buda no decaerá". En otros términos,
a menos que podamos reconocer la bondad de otros totalmente, y podamos
focalizar absolutamente nuestro homenaje a ello, sin cualquier pensamiento de
egoísmo o segunda intención, y entonces reverenciar completamente de corazón,
no nos acercaremos al estado de iluminación de la mente, que es el enfoque de
la práctica budista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Hola ¿puedo ayudarte?
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: