Dieta Yóguica de kitcheri y Frutas

La dieta yóguica de Kitcheri y frutas es de origen hindú y está indicada cuando queremos depurar nuestro organismo ya que ayuda a eliminar residuos.
Se trata de un alimento curativo y saludable muy adecuado para aquellas personas que nunca hayan hecho dietas, quienes quieran abandonar algún hábito alimenticio o recuperarse de alguna enfermedad. Purifica el organismo equilibrándolo al eliminar los desechos tóxicos acumulados en el intestino. Asimismo, comer únicamente kitcheri, yogurt y frutas durante 40 días, nos hará perder peso, volviéndonos más sensibles y despertando nuestro olfato, oído, tacto, vista hasta sentirnos más ligeros y, a la vez, energéticos.
Esta dieta yóguica de origen hindú, cargada de magia, se basa en comer durante 40 días este plato completo y nutritivo elaborado con arroz integral, soja verde y verduras. Los aminoácidos del cereal se combinan con los de la legumbre de tal forma que dispondremos de las proteínas necesarias, lo que otorga a este plato un valor proteico semejante al de la carne pero libre de sus efectos nocivos y tóxicos. Además, las verduras nos aportarán los minerales y las vitaminas, y la fruta, entera y fresca, completará su efecto regulador. Al carecer de grasas, la energía la tomaremos de los hidratos de carbono. Con esta dieta yóguica, adecuada para realizar en tiempos de frío, no se puede comer otra cosa que kitcheri, yogurt (mezclado con el kitcheri) y fruta.
La fruta y el kitcheri no se comen juntos, dejaremos pasar al menos dos horas entre la toma de un alimento y el otro, por ejemplo si decido desayunar fruta, no comeré kitcheri hasta la próxima comida o viceversa.
¿Cómo se prepara el kitcheri?
Como la soja verde tarda en cocerse más que el arroz integral, la pondremos a remojo la noche anterior. Necesitarás al menos 45 minutos para que el plato esté cocinado. Coceremos a la vez la soja y el arroz; las verduras se van añadiendo según su consistencia.
Puedes elegir las hortalizas que quieras, combinando diferentes en cada ocasión para que el plato sea variado (ajo, cebolla, calabacín, brócoli, berenjena, alcachofas, zanahorias, acelgas, etc.) ¡Cuida de no mezclar alimentos flatulentos, como patatas y coles! Evita también mezclar muchas verduras cada vez.
También puedes añadir las especias que desees: cominos, cúrcuma, curry, pimentón, laurel, etc. Con estas combinaciones conseguirás sabores distintos que harán la dieta yóguica menos monótona. Puedes sumar el picante: guindilla, cayena, pimienta, que estimulará el elemento fuego y facilitará las digestiones. El yogurt será muy adecuado en este caso, rebajando el sabor picante; se coloca un cuenco al lado del plato y se come a la vez que el kitcheri.
Come tanta cantidad como quieras de kitcheri y de fruta, siempre que no los mezcles. Esta dieta yóguica se regula por sí misma, hasta llegar el día en que sólo comerás lo necesario, y dejarás de echar de menos otros alimentos. La consistencia final del plato ha de ser blanda, casi puré, pues se trata de un plato pre digerido. Si preparas una buena cantidad de kitcheri (por ejemplo medio kilo de arroz para medio kilo de soja) durará hasta tres días en la nevera, lo que te ahorrará tiempo.
Adelante, pruébalo… y a disfrutar.
En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.
Fuente: Ambrosio Espinosa, Médico y Profesor de Yoga

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola ¿puedo ayudarte?
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: