Ser honorables

La Vida es honorable, no puede ser de otra manera, es un regalo Divino. Sin embargo no hay nada de honorable en la manera en como hemos decidido vivirla; en nuestro comportamiento con nosotros mismos y con los demás, con la tierra, con el aire, con el agua, con los animales. Nos creemos amos y señores de todo y no somos nada eso…aunque todavia no lo sabemos, la ignorancia nos ciega. Sólo hay un Señor y nosotros sólo somos sus humildes servidores. Tenemos que aprender a vivir y a comportarnos de manera honorable. Al final del día, son nuestras obras y no nuestras palabras, las que dicen si hemos sido o no, honorables.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola ¿puedo ayudarte?
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: