Enamórate…

Enamórate de tu práctica y siente la pasión que eso desata en el interior de tu corazón. Desea el nuevo encuentro con vehemencia, como el enamorado anhela encontrarse de nuevo con su amada en un nuevo día, aún antes de despedirse de ella al final de este, y déjate devorar por la fiebre del reencuentro, hasta tal punto que sólo quede tu alma.

B.S.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola ¿puedo ayudarte?
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: