Ser honorables

La Vida es honorable, no puede ser de otra manera, es un regalo Divino. Sin embargo no hay nada de honorable en la manera en como hemos decidido vivirla; en nuestro comportamiento con nosotros mismos y con los demás, con la tierra, con el aire, con el agua, con los animales. Nos creemos amos y señores de todo y no somos nada eso…aunque todavia no lo sabemos, la ignorancia nos ciega. Sólo hay un Señor y nosotros sólo somos sus humildes servidores. Tenemos que aprender a vivir y a comportarnos de manera honorable. Al final del día, son nuestras obras y no nuestras palabras, las que dicen si hemos sido o no, honorables.

En busca de la Arcadia.

Sin saberlo, andamos desorientados por la vida, buscando nuestra Arcadia, ese lugar imaginado en la antigua Grecia donde reinaba la felicidad, la sencillez y la paz en un ambiente idílico y viviendo en comunión con la naturaleza.
Pero nunca encontraremos ese lugar fuera, si previamente no lo encontramos dentro. Por eso es tan importante abrir los ojos y orientarnos en la dirección correcta…el corazón, esa y no otra es la verdadera Arcadia del ser humano.

Abhyāsa-vairāgyābhyāṃ tan-nirodhaḥ

Abhyāsa-vairāgyābhyāṃ tan-nirodhaḥ (Yoga Sutra I.12)

La mente puede alcanzar el estado de yoga por medio de la práctica y el desapego
Abhyasa la práctica constante es el medio para disolver los condicionamientos, las pautas mecánicas de comportamiento adquiridas en el pasado.

Abhyasa está basada en la práctica continua y mantenida en el tiempo, lo que nos permitirá desarrollar la presencia. Una práctica interna que hace posible el mantener una consciencia de observador sin prejuicios ni ideas preconcebidas. Según los textos clásicos, es el punto de partida para apaciguar las fluctuaciones mentales y empezar su transformación.

Por la práctica constante se destruyen los viejos hábitos y las tendencias mecánicas de la mente. Cuando el practicante se establece en abhyasa, el Sádhana impregna su inconsciente y empieza a formar parte de su personalidad, actuando desde las profundidades de su mente.

Aquí nace el camino del desapego, Vairagya, la libertad respecto de los deseos.

Realmente cuando práctico de manera regular y mantenida en el tiempo puedo observar todos esos cambios en mi persona. Estoy más centrado, sereno y durante más tiempo.

Además resulta más fácil y rápido volver a ese centro cuando percibes que lo pierdes.

Al estar centrados en el momento, también es más fácil ver cómo actúa la mente….los hábitos, la memoria, los condicionamientos y hasta qué punto dominan mi vida.

En ese centro donde la mente esta serena y receptiva a lo que sucede sin enjuiciar, surge una claridad que me brinda la oportunidad de trabajar el desapego.

Si estoy, puedo ser y es en el ser que puedo transitar la vía de la acción pura.

Hacer lo que sientes que tienes que hacer, libre de la memoria, de los hábitos, pero también de los frutos futuros. Fluir con la corriente de la vida y acercarme  un poquito más al estado de yoga.

Un paso te acerca al siguiente y así sucesivamente, cuanto más andas, menos te cuesta. Cuanto menos andas, más difícil es hacerlo. Esta es una de las primeras lecciones que aprendes en este camino, también lo silenciosa lucha que mantienes muchos, muchos días con tu mente camino de esa transformación.

Ella, su personaje el ego y la ignorancia, son como una elevada montaña que se alza ante nosotros y nuestra práctica, ante nosotros y nuestro Sádhana.

Nuestro camino es como el camino del aire o del agua, ¡Sí¡ la clave es la paciencia.

Si queremos dar forma a esa montaña, si queremos erosionarla y finalmente superarla, tenemos que ser persistentes, soplar como el viento, caer como el agua, sin desánimo, una y otra vez.

La paciencia es amarga pero su fruto es extraordinariamente dulce, seguramente tan dulce como el amrit, ese néctar que destila una parte del cerebro cuando el yogui entra en Samadhi.

De momento el asomo de ese gozo divino, son esos momentos de extraordinaria calma mental que nos aporta en ocasiones nuestra práctica.

Seguiremos dudando antes de realizarla y disfrutando después de haberla llevado a cabo. La noche siempre sucede al día.

No hay nada que se resista a un amor suave y paciente.

Buena práctica.

Como la Vida, la práctica tiene que ser continua…

¿Han dejado alguna vez abandonada la práctica diaria los grandes maestros? ¡No!
¿Que es lo que hace que nosotros a lo largo de la vida nos lo planteemos continuamente? ¡La mente!
Ella no descansa nunca. No hace fines de semana, ni vacaciones. No se estresa, ni se aburre.
¿Entonces porqué tengo que ceder y abandonar la práctica?
Si la mente insiste 1 millón de veces, yo tengo que insistir 1 millón + 1.
Cuando el tigre tiene hambre sale de caza, nada importa que lo haya hecho otras veces.
No pararé hasta que pueda sentarme en la piel del tigre a meditar. Esa y no otra es la ley de la verdadera naturaleza del ser ¿Porqué demorarse? ¿Para sufrir más?
Para saborear la vida, es mejor respirar, que sufrir…

Bachan Singh

El final del sufrimiento

Sólo se hace algo, cuando lo haces.
Si no, se abre el libro sagrado de los impedimentos…
Estoy pensándolo… no me olvido… pronto… en breve… aún no es el momento… no tengo tiempo… pero… lo tengo presente… y… si, lo haré… la logística… más adelante… etc.,
El momento es ahora, siempre es ahora, no existe otro momento y otro lugar que aquí y ahora. Todo lo demás es marear la perdiz y en ese estado, siempre gana la banca (la mente)

¡Si quieres hacer algo…deja ya de pensarlo y hazlo.. ahora! es la única manera que hay para dejar de sufrir y si no haces nada nuevo, seguirán pasando las cosas de siempre.

Es lo que hay y tu lo sabes.
Si pero…. (pués eso) y mañana ¡más!
Felíz dia.

La metáfora del salmón del pacífico

cuanto-viven-los-salmones-esperanza-de-vida

El salmón del pacífico es un pez que nace en agua dulce pero que pasa una parte importante de su vida en el mar, justo hasta que su instinto, esa voz interior le dice que tiene que emprender un viaje (¿Dharma?) tiene que volver al lugar donde nació.
En ese momento emprende un colosal viaje rio arriba, sorteando toda clase de obstáculos. La fuerte corriente del agua, las cascadas, los depredadores, fundamentalmente los osos, para finalmente llegar al lugar de nacimiento. Una vez allí las hembras desovarán y los machos fertilizarán los huevos.
Pero no acaba todo aquí, el esfuerzo del viaje ha sido tan grande que finalmente morirán. Todo empieza y acaba en el mismo lugar.
Sus cuerpos se acabarán convirtiendo en microorganismos que servirán de alimento a otras formas de vidas.
El ciclo de la vida.
¿Y ahora una pregunta? se imagina uno a los salmones tomándose un fin de semana libre, o unas vacaciones de su misión? Sencillamente no lo pueden hacer. Primero por que va encontra de su instinto y segundo porqué la corriente los devolvería de nuevo al mar.
Reflexión:
Fluir no es dejarse llevar por la corriente del rio, fluir es dejarse llevar por la voz interior (alma, corazón, espíritu, Vida, dile como quieras) Fluir es luchar contra la corriente de los pensamientos, luchar contra todos los obstáculos que nos presentará la Vida, para que finalmente podamos cumplir con nuestro Dharma y podamos volver a nuestros orígenes.
Sat Siri Akal (La gran Verdad es Eterna).
Bachan Singh

Cuando hago algo…

Cuando hago algo bueno, me lo hago a mi.
Cuando hago algo malo me lo hago a mi.
Todo lo bueno que le hago al mundo me lo hago a mi.
Todo lo malo que le hago al mundo me lo hago a mi.
Mi ignorancia me puede eximir de saberlo, pero no evita la acción ni sus resultados.
Sólo lo que está por hacer depende de mi. Lo que ya está hecho, depende ya del mundo de los hechos.
Todo es Uno. No existe el yo y el otro, sólo el Uno.
Bachan Singh