Todo tiene un propósito

Todo en la Unidad tiene un propósito. No hay montruos, inadaptados ni accidentes. Sólo hay cosas que los seres humanos no comprenden. Tu crees que hay cosas que son malas, un infierno, así que para ti lo son, pero sólo porque te falta entendimiento y sabiduria.Todo es necesario y beneficioso…

El conocimiento

En la observación (de uno mismo) está el camino del conocimiento. Conócete a tí
mismo y conocerás el Universo.
Sé suave y paciente contigo. Relájate, acéptate tal y como eres en este momento, abandona la lucha, deja de pelearte contigo. Suelta todo lo que estás sujetando en tu interior, suéltalo y vive. Ámate y podrás amar sin límites, sin condiciones…
Bachan Singh

Cuentos de Oriente

CONCRECIÓN

Aunque era un
buscador serio y motivado, siempre estaba sumido en profundas reflexiones
metafísicas que no le conducían a ninguna parte. Aunque había leído
innumerables textos y escuchado a un gran número de maestros, cada día estaba
enredado por sus abstracciones metafísicas y conceptos filosóficos. Un amigo le
dijo: “Lo que tú necesitas es un maestro muy pragmático y que no te siga
proporcionando abstracciones metafísicas o filosóficas que aún enturbien más tu
visión”. Era un buen consejo y el buscador, cada día más confundido, decidió
buscar un maestro así.

Un día le hablaron de uno así y presto, se puso en marcha
hacia él. De momento el maestro le ordenó:

       
Siéntate tres
días frente a mi casa y mantén tu mente tan serena como puedas. Nada de
reflexiones; nada de pensamientos; nada de averiguaciones filosóficas.

Tres días después, el maestro lo aceptó y el
discípulo, compulsivamente, lo primero que hizo fue preguntarle al mentor si
existía un espíritu o no.

El Maestro le dio un buen tirón de orejas, y el hombre protestó:

       
No es muy gentil
por vuestra parte lo que acabáis de hacer.

       
¡No me vengas con
pamplinas a estas alturas de mi vida! – replicó el maestro.
Maestro y aspirante salieron a dar un largo paseo.

       
Maestro, cuando
un ser liberado muere, ¿sigue o no sigue existiendo en alguna parte?
El maestro comenzó a coger moras silvestres y a degustarlas en silencio.
El discípulo protestó:

       
No es muy amable
por vuestra parte no responder cuando uno le habla.

El maestro le miró con expresión severa y dijo:

       
Yo estoy en el
presente, comiendo estas deliciosas moras, y tú estás, como un verdadero
estúpido, más allá de la muerte.

Se sentaron a reposar bajo un frondoso árbol, cerca de un
arroyo.

       
Maestro, ¿hay un
ser supremo que creó el mundo o todo es producto de la casualidad?

       
¡Déjate ya de
vanas preguntas! – le increpó el maestro, y añadió -: Ahora voy a preguntarte
algo muy concreto: ¿Escuchas el rumor del arroyo y el trino de los pájaros;
hueles la brisa perfumada y sientes su caricia sobre  tu piel; notas la tierra firme debajo de tu
cuerpo?

       
No – repuso el
discípulo, sin poder evitar estar rumiando ideas y opiniones en su mente.

Y el maestro concluyó:

– Pues lamento decirte que eres realmente incorregible. Ve a otro maestro
que te llene la cabeza de ideas y permíteme a mí seguir escuchando el rumor del
arroyo y sintiendo la amable caricia de la brisa sobre mi cuerpo.

M: La mente siempre está
en el pasado o en futuro; en lo que fue o en lo que pueda ser, y se extravía en
sus opiniones, ideas y conceptos, resistiéndose a la gloria y frescura del
momento. Así la mente se vuelve un archivo, pero pierde su capacidad para
ejercitarse y
expandirse de instante en instante.

 Si te aferras a tu mente, a tus pensamientos… el problemas más insignificante te acabrá comiendo. Aprende a resistir. Fija tu atención en otra cosa y podrás salir de tu mente.  Respira y hazlo siempre con amor.

Meditaciones

La meditación en kundalini yoga, activa y dirige la
energia desde la psique hacia las partes de la persona que necesitan cura. Como
ciencia aplicada, utiliza la respiración, los mantras y los mudras, con una
duración basada en la numerología. Todas estas formas conducen a la persona
hasta la realidad última, a conocer el ser.
En la meditación pellizcamos y ajustamos aspectos de nuestra persona a nivel
astral. Esta dimensión nos permite realizar un trabajo permanente. El reino
astral es el patio sutil al que podemos acudir a actualizar nuestras viejas
creencias, actitudes, esquemas y rasgos de carácter que han dejado de
servirnos.
La meditación limpia la mente subconsciente, borra los miedos y problemas que
nos impiden actuar como realmente somos, silencia el ruido interior y nos
transporta a un lugar donde reinan la paz y la entrega absolutas. Su práctica
diaria le cambiará la vida de arriba a abajo.

Para aprovechar todas sus ventajas, se ha comprobado que
si se practica durante periodos de 40 días propicia un cambio permanente. El
número 40 está cargado de valor místico. En la antigüedad era el tiempo que se
tardaba en cambiar la condición humana. Jesús pasó 40 días retirado en el
desierto; 40 días y 40 noches fueron los que transcurrieron en el arca de Noé;
Moisés tardó 40 años en cruzar el desierto con su pueblo y para poder estudiar
la cábala los hombres necesitan haber cumplido los 40 años de edad en la
cultura judía.

Se sabe que para romper un hábito o un patrón de conducta
se precisan 40 días. Para conseguir este efecto mediante la meditación, debe
practicarla a diario durante los 40 días; si se salta un día, tendrá que volver
a comenzar desde cero. Anote en un diario todo lo que ocurra. Aproveche también
para lleva la cuenta de los días.

Durante la meditación nos convertimos en una puerta de
entrada a la energia cósmica. La vibración del Cosmos se descompone a través de
la antena (el mudra) y entra por la puerta (el cuerpo); una vez en nuestro
interior despierta a nuestro ser latente. Las heridas interiores se curan
meditando. Si no medita, el dolor acabará reflejándose en algún otro aspecto de
la vida. Tendemos a evitar la meditación por no comprometernos. Nos da la
sensación de que nos falta tiempo y de que estamos demasiado ocupados. Meditar
es escuchar nuestro ser. ¿Está realmente tan ocupado que no puede pararse a
escuchar lo que dice su voz interior? ¿Realmente le falta tiempo para dedicar
su atención a las palabras que expresan su verdad última?

Al principio es posible que meditar le resulte difícil ya
que en cuanto la mente empiece a liberarse de su confusión le asaltarán
numerosos pensamientos e imágenes. Cada pensamiento contiene su auténtica
esencia, incluso los más negativos. Normalmente somos incapaces de soportar
esos pensamientos negativos, por lo que 
decidimos enterrarlos. Cuando emergen durante la meditación, los
permitimos salir, si emitir juicios, nos convertimos en un simple (observador)
de la presencia que se oculta tras los pensamientos. Al liberar el pensamiento
se purifica el alma.

 

Tiempos

En kundalini yoga se da mucha importancia a la duración y
al número de repeticiones de los ejercicios. Todos los tiempos y frecuencias
dependen de la numerología sagrada, así como de la vibración cósmica de los
números. Una meditación puede durar 3, 11, 31, o 62 minutos.

 

Tres minutos

Una postura o meditación de tres minutos actúa sobre el
aura. Tres minutos es lo que tarda un glóbulo sanguíneo en salir del corazón,
viajar por el cuerpo y regresar de nuevo al corazón. Por tanto, en este tiempo
todo el cuerpo puede recibir la información enviada durante la meditación o la
postura. El glóbulo sanguíneo contendrá la vibración o mantra, el enfoque del
ejercicio, los ajustes químicos de la respiración y la invocación del mudra.
Una vez se haya transmitido el mensaje de la meditación a todo el cuerpo
físico, el aura lo reflejará.

El 3 simboliza los tres aspectos que nos definen: mente,
cuerpo y espíritu, así como  los tres
aspectos que definen a Dios: crear, sostener y deshacer.

 

Once minutos

Numerosas meditaciones duran 11 minutos cuando se empieza
a practicar yoga. Es el tiempo que se requiere para estimular el sistema
glandular. Así pues, mantener una meditación durante 11 minutos nos permite
trabajar las glándulas. Como se ha explicado, el sistema glandular es el
responsable de nuestro bienestar, de cómo nos sentimos por dentro. Al segregar
determinadas hormonas, se promueven sentimientos de felicidad, vitalidad y
plenitud. Cuando no segregamos suficientes, aparecen en su lugar sentimientos
de apatía, pérdida de sentido e irritabilidad. En un sistema glandular
equilibrado, todas las glándulas segregan los niveles de hormonas adecuados y
permiten a la persona disfrutar de equilibrio emocional y estabilidad,. Por
tanto si utilizamos el número 11  se
descompone en 1 + 1 = 2. En el número 2 vibra la energía de la luna, que se
conecta siempre con los reinos emocionales. Nuestras emociones crecen y menguan
con la Luna.

 

Treinta y un
minutos

Si descomponemos este número, obtenemos que 3 + 1 = 4. El
número 4 representa la estabilidad, la solidez y la base. En numerología, se
dice que representa al hombre. Cuando meditamos durante 31 minutos, trabajamos
el sistema nervioso. Es el tiempo que se tarda en estimular los tres sistemas
nerviosos del cuerpo. El sistema nervioso es el responsable de darnos impulso,
resistencia y capacidad para enfrentarnos a las numerosas dificultades que nos
plantea la vida. Es el que nos da fuerza cuando se acerca el huracán.

 

Sesenta y dos
minutos

Tenemos que 6 + 2 = 8. El número 8 representa el
infinito. Su trazo no tiene fin, por lo que al dibujarlo podríamos seguir su
forma eternamente. Siempre se ha asociado a lo imperecedero. Al meditar durante
62 minutos, se estimula el cerebro frontal, que a su vez estimula las glándulas
pineal y pituitaria de la cabeza. A lo largo de toda la meditación, se trabajan
el cuerpo físico, las emociones, la mente y ahora la comunicación con nuestra
parte divina.

En estas dos glándulas se encuentra la puerta de nuestra
conciencia superior. Sus secreciones elevan nuestra Conciencia a un nivel muy
superior al que utilizamos en nuestra vida diaria.

Yogi Bhajan sostiene que con 62 minutos se puede empezar
a ver a Dios en todas las cosas.

 

Dos horas y
media

La tradición establece en dos horas y media el tiempo más
largo que se le debe dedicar a la meditación en kundalini yoga. Son 150
minutos. Si descomponemos esta cifra, tenemos que 1 + 5 + 0 = 6. El número 6
representa el planeta Venus, la energía del amor. Cuando se trabaja durante dos
horas y media se invoca el amor de Dios. Este amor se conoce con el nombre de
Bhakti, que significa devoción. Se trata del don de los Siddis, los poderes
mágicos que se adquieren con el yoga. Son un secreto muy bien guardado, pero
existen. En India los Siddis se ha demostrado de muchas maneras: a través de la
levitación, la manifestación de objetos o la capacidad para estar presente en
varios sitios al mismo tiempo. En esta fase de la práctica del yoga es donde resulta
más fácil equivocarse. Conseguir poderes mágicos no es el objetivo, sino un don
que se adquiere por el camino.

La actitud

Sabiduria china

Había una vez un campesino chino, muy pobre,
pero sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo.

Un día el hijo le dijo: "¡Padre, qué desgracia, se nos ha ido el
caballo."

"¿Por qué lo llamas desgracia?"
Respondió el padre, "Veremos lo que trae el tiempo."

A los pocos días, el caballo regresó
acompañado de una preciosa yegua salvaje. "¡Padre, que suerte!"
Exclamó el muchacho. "Nuestro caballo ha traído otro caballo más."

"¿Por qué le llamas suerte?"
Repuso el padre, "Veamos qué nos trae el tiempo."

Unos días después, el muchacho quiso montar
el caballo nuevo, y éste, no acostumbrado a un jinete, se encabritó y lo arrojó
fuertemente al suelo.

El muchacho se quebró una pierna.
"¡Padre, ¡qué desgracia!" dijo él, "¡Me he quebrado la
pierna!"

Y el padre retomando su experiencia y sabiduría sentenció: "¿Por qué lo
llamas desgracia? ¡Veamos que trae el tiempo!"

El muchacho no se convencía de la filosofía
del padre, sino que gimoteaba en su cama. Pocos días después, pasaron por la
aldea los enviados del rey buscando jóvenes para llevárselos a la guerra.
Vieron en la casa del anciano, a un joven entablillado y lo dejaron, siguiendo
de largo.

El joven comprendió entonces que nunca hay
que dar ni la desgracia ni la fortuna como absolutas, sino que siempre hay que
darle tiempo al tiempo, para ver si algo es malo o bueno.

La vida da tantas vueltas y es tan
paradójico su desarrollo, que lo malo se hace bueno y lo bueno, malo. Lo mejor
es esperar siempre el día de mañana, pero sobre todo confiar en Dios,

Porque todo sucede con un propósito positivo
para nuestras vidas y para el plan infinito. Así que esperemos el día de mañana
con alegría, ¡vivamos el hoy con plenitud!

Meditaciones

El viejo Samurai

Leyenda Japonesa

Era una vez un Gran Samurai que vivía cerca
de Tokio.
Aunque viejo, se dedicaba a enseñar el arte Zen a los jóvenes.

A pesar de su edad, corría la leyenda de
que aún era capaz de derrotar a cualquier adversario.

Cierta tarde, un guerrero conocido por su
total falta de escrúpulos apareció por allí. Quería derrotar al Samurai y
aumentar su fama.
El viejo aceptó el desafío y el joven comenzó a insultarlo.
Pateó algunas piedras hacia él, escupió en su rostro, gritó
insultos, ofendió a sus ancestros
…etc.

Durante horas hizo todo
para provocarlo, pero el viejo permaneció impasible.
Al final del día, sintiéndose ya exhausto y humillado, el guerrero se retiró.
Y los alumnos, sorprendidos, preguntaron al maestro como pudo él soportar
tanta indignación.

 

        
Si alguien llega hasta
ustedes con un presente, y ustedes no lo aceptan, ¿a quien pertenece
el presente?  A quien intentó entregarlo, respondió uno de los discípulos.

 
– Lo mismo vale para la injuria, la rabia, la calumnia y  los insultos.                                      Cuando no
son aceptados, continúan perteneciendo a quien los traía consigo.

 

Tu paz interior depende exclusivamente de ti.

 

Las personas no pueden quitarte la calma.

 

Solo sucederá si tú lo permites.

 

Los dos ratones y el vaso de leche

LOS DOS
RATONES Y EL JARRO DE LECHE

 

Dos ratoncitos cayeron dentro de un jarro de leche. Al
quedar el borde del jarro demasiado lejos, quedaron atrapados en el interior
del recipiente. Se pusieron a nadar frenéticamente para no hundirse. Llevaban
agitándose así un buen rato, cuando uno de los dos perdió toda esperanza y
abandonó la lucha. Dejó de nadar y se ahogó. El otro extenuado, decidió seguir
luchando hasta el límite de sus fuerzas. Nadó y nadó sin descanso. De repente
la leche se convirtió en mantequilla y apoyándose sobre esta nueva materia, el
ratoncito saltó por encima del borde y escapó.

 

COMENTARIO: ¡Hay que luchar hasta el último segundo, no
rendirse y mantener siempre la esperanza!

 

El poder de la llama

El poder de la
llama

 

Érase una vez una barra de hierro de una fuerza
infinita. Todos, el hacha, el martillo y la llama intentaron romperla en dos.
Yo lo conseguiré dijo el hacha. Golpeó con su filo la barra una y otra vez pero
lo único que consiguió fue perder su afilada punta.
Déjame a mí dijo la sierra, que se ensañó con el hierro hasta que exhausta y
sin dientes, se dio por vencida.
Sabía que no lo conseguirías. Yo te enseñaré como hacerlo dijo el martillo a la
sierra. Pero el primer golpe perdió la cabeza, sin abollar un poquito la barra
de hierro.
¿Lo intento yo ahora? preguntó tímidamente la pequeña llama.
Olvídalo le respondieron todos, nunca lo conseguirás ¿Que puedes hacer tu
insignificante lumbre?
A continuación, la pequeña llama se acercó hasta la barra de hierro, la abrazó
y no la soltó hasta derretirla

El Tigre y el Zorro

El Tigre y el Zorro

Un tigre atrapó a un zorro, y éste le dijo: "A mí no
puedes comerme. El Emperador del Cielo me ha designado rey de todas las
bestias. Si me comes desobedecerás sus órdenes. Si no me crees ven conmigo.
Pronto verás cómo huyen los otros animales al verme".
El tigre accedió a acompañarle y en cuanto los otros animales los veían,
escapaban presurosos. El tigre creyó que temían al zorro. No se dio cuenta que
huían de él.

Abrir chat
Hola ¿puedo ayudarte?
Powered by