El presente

Cada día me digo a mi mismo que éste es un día especial.
Cada día, cada hora, cada minuto es especial…..

El día que abra los ojos y vea que delante tengo un momento totalmente nuevo, lleno de magía, dispuesto a mostrarme lo mejor de la vida, dispuesto a ser vivido a ser creado, a ser descubierto. Ese momento que no sea hijo del pasado, ese momento que no esté hipotecado por el futuro… en ese momento descrubriré que finalmente estoy vivo, maravillosamente vivo.

Un cuento hindú

Un vendedor de sombreros, al despertar tras echar una
cabezada a la sombra de un árbol, se encontró con que unos monos habían cogido
todos sus sombreros. Enrabietado, se quitó el sombrero que lleva puesto y lo
tiró al suelo.
Los monos, con su tendencia a la imitación, también arrojaron los suyos. Entonces
el vendedor corrió a recogerlos y se marchó. Medio siglo después su nieto,
también vendedor de sombreros, colocó su mercancía bajo el mismo árbol y se
echó una siesta. Al despertarse, los monos se habían llevado todo. Recordó la
historia de su abuelo y tiró su sombrero al suelo… Pero ninguno de los monos
le imitó. Al rato uno de ellos bajo del árbol y le dijo: "¿Creías que los
demás no hemos tenido abuelo?"

Dalai Lama

260px-Dalai_Lama_1471_Luca_Galuzzi_2007¿Que le sorprende más de la humanidad?  Los hombres
…Porqué pierden la salud para ganar dinero y después pierden el dinero para recuperar la salud.
Y por pensar ansiosamente en el futuro no disfrutan el presente, por lo que no viven ni el presente ni el futuro.
Y viven como si tuviesen que morir munca… y mueren como si nunca hubieran vivido.
Dalai Lama.

Yogi tea

Por cada taza de té que
quieras hacer: (mira de preparar un litro cada vez)
– 300 ml. de
agua
– Especias y condimentos:

4 semillas enteras de cardamomo
 3 clavos
 4 granos de
pimienta negra
 1/2 tallo de canela
1 rodaja de jengibre fresco
 1/4 de cucharadita de te negro (opcional)

Calienta un cazo con agua hasta
ebullición, añade lo anterior. Sigue
calentando durante 20 minutos. Después
añade medio
vaso de leche de soja (o de vaca) por cada vaso de líquido.
Cuélalo y
sírvelo. Si te gusta dulce agrega miel, melaza o azúcar morena
a gusto.


 
El
Yogi tea es recomendado como purificador, tonificador del sistema nervioso, como
reconstructor del hígado y cerebro en casos de daño debido al uso de
drogas.
*Ayuda a equilibrar tu sistema cuando te sientes fuera de forma.

*Potente para prevenir gripes, catarros y enfermedades de las membranas
mucosas.
*Ayuda a las mujeres cuando tienen dolores o calambres en la
menstruación.
*Si un hombre toma yogui tea después de una relación sexual,
ayuda a reponer su cuerpo.
-La pimienta negra es un purificador de la sangre,
el cardamomo es para el colón, y la canela para los huesos.
El jengibre
ofrece energía extra o si padeces un resfriado o gripe.
-El té negro actúa
como una aleación de todos los ingredientes, consiguiendo una nueva estructura
química haciéndolo saludable al mismo tiempo que delicioso.

Frases para reflexionar

-Mantienes los ojos abiertos para conocer el mundo exterior ¡bien!, pero
si quieres conocer tu mundo interior, entonces manten tus ojos cerrados
lejos de los estímulos de la ilusión.


-En la observación (de uno mismo) está el camino del conocimiento. Conócete a tí mismo y conocerás el Universo.

-No se trata de aprender, si no de recordar. Si no miras hacia adentro, es que miras hacia afuera. Silencia el mundo exterior, de modo que puedas ver el mundo interior.

-Todo es uno, uno es amor.
Escrito en una pared.

-La mente es como un paracaidas, sólo funciona si la abres.   
Autor desconocido.

-Cuantas cosas perdemos por miedo a perder.
-Dios es el mismo aunque tenga mil nombres, solo debes escoger uno para llamarlo.   
Paulo Coelho.

-Hay tantos caminos que llevan a Dios, como personas hay en el planeta.
Dicho sufí.

El Carpintero

No hace mucho tiempo, dos hermanos que vivían en granjas
adyacentes cayeron en un conflicto. Este fue el primer conflicto serio
que tenían en 40 años de cultivar juntos hombro a hombro,
compartiendo maquinaria e intercambiando cosechas y bienes en forma
continua. Esta larga y beneficiosa colaboración termino
repentinamente. Comenzó con un pequeño malentendido y que
fue creciendo hasta llegar a ser una diferencia mayor entre ellos,
hasta que explotó en un intercambio de palabras amargas seguido
de semanas de silencio.

Una mañana alguien llamó a la puerta de Luis. Al abrir la
puerta, encontró a un hombre con herramientas de carpintero.
"Estoy buscando trabajo por unos días", dijo el extraño,
"quizás usted requiera algunas pequeñas reparaciones
aquí en su granja y yo pueda ser de ayuda en eso". "Sí",
dijo el mayor de los hermanos, "Tengo un trabajo para usted. Mire al
otro lado del arroyo aquella granja, ahí vive mi vecino, bueno,
de hecho es mi hermano menor. La semana pasada había una hermosa
pradera entre nosotros y el tomó su buldózer y
desvió el cauce del arroyo para que quedara entre nosotros.
Bueno, el pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero le voy a hacer
una mejor. ¿Ve usted aquella pila de desechos de madera junto al
granero? Quiero que construya una cerca, una cerca de dos metros de
alto, no quiero verlo nunca más."

El carpintero le dijo: "Creo que comprendo la situación.
Muéstreme donde están los clavos y la pala para hacer los
hoyos de los postes y le entregaré un trabajo que lo
dejará satisfecho."

El hermano mayor le ayudó al carpintero a reunir todos los
materiales y dejó la granja por el resto del día para ir
por provisiones al pueblo. El carpintero trabajo duro todo el
día midiendo, cortando, clavando. Cerca del ocaso, cuando el
granjero regresó, el carpintero justo había terminado su
trabajo.

El granjero quedó con los ojos completamente abiertos, su
quijada cayó. ¡No había ninguna cerca de dos
metros! En su lugar había un puente -¡un puente que
unía las dos granjas a través del arroyo!- Era una fina
pieza de arte, con todo y pasamanos.

En ese momento, su vecino, su hermano menor, vino desde su granja y
abrazando a su hermano le dijo: "¡Eres un gran tipo, mira que
construir este hermoso puente después de lo que he hecho y
dicho!".

Estaban en su reconciliación los dos hermanos, cuando vieron que
el carpintero tomaba sus herramientas. "¡No, espera!", le dijo el
hermano mayor.

"Quédate unos cuantos días. Tengo muchos proyectos para
ti" , le dijo el hermano mayor al carpintero. "Me gustaría
quedarme", dijo el carpintero, "pero tengo muchos puentes por
construir".

Gurú Nanak

Haz del silencio tus pendientes, de la compasión
tu riqueza, de la meditación tu escudilla de mendigo. Sea tu propio
cuerpo el hábito remendado, el Verdadero Nombre tu cayado. Practica este
yoga, oh yogui. Que las cenizas con las que bañes tu cuerpo sean el
conocimiento, tu flauta la concentración. Desátate de todo apego y
peregrina a través de la ciudad de tu propio ser, tañe el arpa de tu
mente. Oh santos, escuchad: ¡haced de la Verdad y de la compasión
vuestro jardín!

Gurú Nanak.

El vuelo de los Gansos

La ciencia ha descubierto por que los gansos vuelan juntos. Vuelan formando
una "V" porque cada pájaro, al batir sus alas, produce un movimiento en el aire
que ayuda al ganso que va detrás de él. Volando en V, todo el grupo aumenta por
lo menos un 70% su poder de vuelo, comparado con lo que cada pájaro haria
volando solo.
 
Debemos considerar que la unión hace la
fuerza.
 
Cada vez que un ganso se sale de la formación y siente la resistencia del
aire, se da cuenta de la dificultad de volar solo y de inmediato se reincorpora
al grupo, para beneficiarse del poder del compañero que le precede.
 
Unidos vencemos, divididos
caemos.
 
Cuando un lider de los gansos se cansa, se pasa a uno de los puestos de
atrás y otro ganso toma su lugar.
 
Todos debemos estas dispuestos a asumir
responsabilidades.
 
Los gansos que van detrás producen un sonido propio de ellos y lo hacen con
frecuencia para estimular a los que van delante para mantener la
velodidad.
 
Una palabra de aliento incrementa las
fuerzas.
 
Cuando un ganso enferma o cae herido, dos de sus compañeros se salen de la
formación y lo siguen para ayudarlo y protegerlo y se quedan con él hasta que
esté nuevamente en condiciones de volar o hasta que muere.
 
Conclusión si sólo tuviéramos la inteligencia de un
ganso, nos mantendríamos uno al lado del otro, ayudándonos y
aconpañándonos.

Anónimo.

La felicidad

Un cuento hindú – La felicidad

Un gato grande ve como un gatito da vueltas sobre si mismo, y tratando de agarrarse la cola, y le pregunta: ¿Por qué lo haces? y el gatito responde: ¿Porque he aprendido que lo mejor es la felicidad y mi cola es la felicidad".
El gato grande replica: "Yo también se que mi cola es la felicidad. Pero me he dado cuenta que, cuando la persigo, se me escapa. Y cuando me centro en hacer lo que tengo que hacer, ella viene detrás de mi a cualquier sitio que yo vaya".

Aprendiendo de las flores

Por qué continuar luchando
Una rosa que deseaba la compañía de las abejas, pero ninguna se le acercaba.
A pesar de todo, esta flor aún era capaz de soñar: Cuando se sentía
sola, imaginaba un jardín cubierto de abejas, y que todas venían a
besarla. Y conseguía resistir hasta el próximo día, cuando, una vez
más, abría sus pétalos.
-¿No te sientes cansada? –alguien debe haber preguntado.
-No. Tengo que continuar luchando –responde la flor.
-¿Por qué?
-Porque si no me abro, me marchito.

 Aprendiendo a ver
Buda reunió a sus discípulos y les mostró una flor de loto.
-Quiero que me digáis algo sobre esto que tengo en las manos.
El primero hizo un verdadero tratado sobre la importancia de las
flores. El segundo compuso una bonita poesía sobre sus pétalos. El
tercero inventó una parábola usando la flor como ejemplo.
Cuando le tocó el turno a Mahakashyap, éste se aproximó a Buda, olió la flor, y acarició su rostro con uno de los pétalos.
-Es una flor de loto –dijo Mahakashyap. –Simple, como todo lo que viene de Dios. Y bella, como todo lo que viene de Dios.
-Tú has sido el único que has visto lo que tenía en las manos –fue el comentario de Buda.

 En busca de un sabio
Durante días, la pareja caminó casi sin cruzar palabra. Finalmente llegaron al centro del bosque, y encontraron al sabio.
-Mi compañera casi no ha hablado conmigo durante el viaje –dijo el chico.
-Un amor sin silencios es un amor sin profundidad –respondió el sabio.
-¡Pero ella ni siquiera me ha dicho que me quiere!
-Hay personas que no paran de repetir esto, y al final acabamos por desconfiar de sus palabras.
Los tres se sentaron sobre una roca. El sabio apuntó hacia el campo de flores que tenían a su alrededor.
-La naturaleza no repite constantemente que Dios nos ama. Pero lo podemos comprender a través de sus flores.

En la floristería
La mujer caminaba por un centro comercial cuando se fijó en el cartel:
una nueva floristería. Al entrar, se llevó un susto: no vio ninguna
maceta, ningún ramo, ninguna cesta, pero era Dios en persona quien
atendía en el mostrador.
-Puedes pedirme lo que quieras –dijo Dios.
-Quiero ser feliz. Quiero paz, dinero, facilidad para hacerme entender.
Quiero ir al cielo cuando muera. Y quiero que todo esto se conceda
también a mis amigos.
Dios se dio la vuelta y
abrió algunos botes que estaban en el estante, sacó de dentro algunos
granos, y le extendió la mano a la mujer.
-Aquí tienes las semillas –dijo. –Comienza por plantarlas, que aquí no tenemos los frutos.